La Semana Santa en Atienza posee un destacado valor folclórico, digno de ser presenciado, aglutinando en su haber toda la esencia de la Semana Santa en Castilla.

Su inicio se puede marcar en el Viernes de Dolores, viernes anterior al de Viernes Santo, en el que la Villa celebra la festividad de su Santa Patrona, la Virgen de los Dolores, a la cual se le han rezado ocho novenas anteriormente, dejando la última para el día de su festividad, recién caída la noche, cuando el pueblo entero se reúne en torno a la imagen de la Santa (del siglo XVI, proveniente del Real Convento de las Descalzas de Madrid) a rezar esa última novena y sacar a la imagen de procesión en torno a su pueblo. Desde el punto de visto del visitante, llama la atención el enorme colorido que se le asigna a la dura noche de primavera del pueblo, ya que abriendo paso a la imagen de la Virgen se sacan 60 farolillos (representando cada una de las oraciones que goza un rosario: cinco padresnuestros, cincuenta ave marías y cinco glorias) más cinco farolas (tres con andas y dos sin ellas) que representan los cinco misterios del ya citado rosario. Saliendo de la iglesia de San Juan, la procesión afronta la c/ Cervantes, para seguir por delante del Hostal El Mirador a la Calle Herrerías, de donde pasan a la C/ General Franco, la cual recorren íntegramente hasta volver, por la plaza de España, al punto de partida en la Plaza del Trigo, en donde los farolillos hacen un corro en torno a la Virgen alrededor de la Plaza para entonar el emotivo y por todos los atencinos y atencinas conocido desde su infancia himno de la Virgen de los Dolores en una estampa de elevada belleza para visitantes y vecinos. Dentro del templo se le entona la Salve atencina (o de la Caballada).

El resto de días destacables son el Jueves y Viernes Santo y Domingo de Resurrección. El Jueves Santo se celebra una corta procesión atravesando las tres plazas de Atienza (de Mecenas, de España y del Trigo) procesionando a dos Cristos (el arrodillado y el de la columna) y la Virgen de la Soledad, de características muy parecidas a la de los Dolores.

El día de Viernes Santo por la mañana se celebra un vía crucis por el camino hacia el castillo organizado por la cofradía de las Santas Espinas.

La procesión de Viernes Santo por la noche goza de mayor interés para el visitante. De nuevo se vuelven a sacar los tan vistosos faroles además de todos los estandartes de las cofradías existentes en Atienza, de un Santo Sepulcro y de la Virgen de la Soledad. Tras atravesar la Plaza de España, bajan la calle General Franco abajo y, por la carretera de Berlanga, llegan hasta la ermita del Humilladero en donde se deposita el Santo Sepulcro mientras la procesión continúa hasta San Juan con la Virgen por el mismo recorrido que en la ida. Al volver a entrar en la iglesia, se entona de nuevo la Salve. Durante todo el recorrido, seis niños del pueblo, vestidos de angelitos, portan seis pequeños utensilios de la Pasión: el látigo, las tenazas, el martillo, el gallo, la corona de espinas y la escalera.

El domingo de Resurrección, la procesión se realiza en la misma Plaza del Trigo y rememora el encuentro entre Cristo resucitado y su Madre. La imagen de la Virgen está enlutada hasta que ambos Santos concurren en el centro de la plaza, instante en el cual se le quita el manto negro a la Virgen, mostrando su nuevo atuendo blanco floreado. Tras la celebración de la Santa Misa, se celebra una rifa de roscas y productos típicos del pueblo, similar a la del día de la Caballada, de curioso interés para el turista.

La encargada de la organización de estos eventos es la centenaria cofradía de la Vera Cruz, formada por doce cofrades (rememorando los doce apóstoles) gobernados por un piostre que lleva una insignia en forma de cruz de mayor grosor que la del resto de cofrades. Todos visten la típica capa negra castellana sobre la cual se cuelgan un escapulario con una pequeña cruz en su anverso, que descansa sobre el pecho de los cofrades.

La cofradía encargada de organizar la procesión del Viernes de Dolores es la del Santo Cristo, la misma que protagoniza las Fiestas Patronales. Esta cofradía está compuesta por cinco miembros, gobernados por un piostre, siendo rotativa en sus cargos (una persona entra en la cofradía y al cabo de cinco años, ostenta el cargo de piostre, saliéndose al año siguiente; y así, sucesivamente)

Filtro de título     Mostrar # 
# Título del artículo Autor Hits
1 Sonidos de la Semana Santa en Atienza Administrator 3906
2 Semanas en Atienza del 26 de Septiembre al 7 de Octubre Administrator 3671
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information